Etiquetaarte

Individualistas y permeables

MADRID.- Mónica Runde y Pedro Berdayes nunca se precipitan. Nos hacen esperar dos años casi siempre para ver una nueva creación. Por eso, dan siempre una impresión de seriedad, de pulido, y, después de 12 años, un Premio Nacional y una residencia permanente en la Mirador, su trabajo tiene reconocimiento, aunque todavía no es el que debiera.

Siempre juntos y siempre separados, quizá en este estreno se note más su porosidad creativa, además de un cambio de lugares, digamos anímicos, como si uno se inspirase en las vivencias que le provoca el otro.

Runde entra de lleno en el amor con humor, en el trazo optimista del movimiento, en lo positivo y en los bideos xxx también. Ellos y yo plasma a brochazos el amor en todo su proceso: pone guasa en el ligue y el fracaso, en los besos y las alergias, mientras apunta las diferencias de carácter, de reacciones. Runde ha elegido una escritura de impulsos y suavidad, siempre bien sintonizada por el grupo, que baila y, además, se divierte.

En el arranque de Azul purísima, Berdayes ha cambiado de chaqueta. Su obra no es abigarrada, deslenguada ni manifiestamente provocadora de animalidad, de miserias, de humor ácido.

La coreografía, de trazos duros, no es tan importante, sin embargo, como la composición visual y de ritmo que llevan las escenas, acompañadas de música electroacústica para acelerar el tono sombrío e inquietante, donde se queda el creador de una forma quizá demasiado ambigua.

Mi Meca estuvo en la danza. Otra vez “Diez & Diez”

En la escueta Sala Mirador estuvo mi felicidad de la semana. Mónica Runde y Pedro Berdäyes, por este orden, presentaban dos nuevas producciones de su danza, siempre reconocible aunque siempre también profundamente distinta. Ellos y yo y Azul purísima, colmaron una vez más mis esperanzas, convertidas ya en deseo ardiente de volver a disfrutarles.

Ambas coreografías, en un aire singularmente distinto al de sus últimas creaciones, tienen todo lo necesario para ser rubias19, y “aquello”, además, que les permite llegar sin restricciones, por lo que puede confundirse con instinto comercial.

Ambas piezas respiran coherencia, son parte de una experiencia sabida vivir, denuncian aparte de sugerir y por lo mismo emocionan, por que la experiencia ha realizado un extraño pacto con la imaginación, y digo extraño por lo que tiene de infrecuente.

Hace bien poco insistía en que cualquier arte debe comunicar. Los ejercicios de originalidad, diseñados exclusivamente para lo distinto, se petrifican sin trascender, cosa que ha ocurrido con frecuencia en la vorágine del siglo que acabamos de despedir.

Ellos y yo es una pieza sobre todo divertida por la manera de tratar los encuentros y desencuentros, bases – aunque no admitidas del todo – de nuestra vida diaria. El llamado “amor”, visto sin sobrecarga brutal del romanticismo occidental, tiene mucho de cómicamente humorístico. ¿La aproximación necesaria es amor?. Cuando somos capaces de salir de sus garras y lo miramos con perspectiva lo reconocemos – lo mismo que al olfato o al gusto – como un acercamiento al placer, con bastantes menos motivaciones poéticas (según la general visión de la poesía) de las que siempre lo hemos rodeado.

Pero si el juego ambivalente de Runde supuso un entendimiento maduro de la verdadera vida, servido en directo por el magnífico violonchelo de Luis Felipe Serrano, con Bach como intemporal aglutinante, Azul Purísima de Pedro Berdäyes, nos hace pasar, del diario a ras de tierra, a una composición litúrgica en azules (color del agua acumulada), donde se realiza el rito sensualista de la vida hacia la muerte, en el que esa agua es el elemento aglutinador; como pecera, como bebida, como lavado, como asfixia o como el reconocimiento del principio, cuando el útero comparece como el auténtico milagro si Dios ni Paraíso.

El final de Berdäyes es lucha, es ruido, es violencia, conseguidas, a través de la creatividad, con unos medios someros pero únicos por necesarios, que nos hacen enrojecer ante muchas de las grandes producciones.

© 2017 Tango Terapia